Mejorando el estrés con los alimentos

El estrés es el éstado, que no permite que la persona se desenvuelva correctamente ya sea en su trabajo o en su vida familiar. Esto puede llegar a entorpecer el funcionamiento de los sentidos, circulación y respiración. Hay que distinguir dos tipos de estrés.
Estrés físico, es aquel que se prolonga, pudiendo dañar seriamente la salud o empeorar cualquier situación delicada que ya se tenga.
Estrés psiquico, es aquel causado por las exigencias que se hace la persona a cumplir en un lapso de tiempo determinado.
Desde el punto de vista nutricional el estrés disminuye la efectividad del sistema digestivo, habiendo distintas estrategias que ayudan a superar sus efectos fisiológicos. Una de ellas se basa en una dieta sana y equilibrada.
  1. Incrementar el consumo de alimentos crudos (frutas frescas, verduras y hortalizas etc) que suponen un aporte de vitaminas, minerales y flavonoides.
  2. Aumentar el consumo de vegetales de hoja verde o suplementar su dieta con algas ricas en clorofila.
  3. Consumir caldos de elaboración casera que ayudan a reforzar el sistema inmunitario (sopa de ajo, jenjibre, alfafa etc)
  4. Incrementar el consumo de algas marinas, ricas en yodo, que estimulan la actividad de la glandula tiroides.
  5. Prevenir la deshidratación con un aumento de consumo de agua.

El estrés se ve disminuido con los nutrientes que contribuyan al correcto funcionamiento de las glandulas adrenales. Nutrientes claves para conbatir el estrés:

  • Magnesio
  • Vitaminas del grupo B ( en particular la B5, que previene la atrofia adrenal).
  • Vitamina C (hay un aumento de excreción en la orina, durante el estrés)
  • Felilananina (aminoacido que ayuda a mejorar el estado de ánimo)
  • Acidos grasos poliinsaturados (componentes esenciales de las membranas neuronales)
  • Vitamina E (contrarresta el aumento de colesterol en sangre)
  • Coenzima I (NADH)
  • Coenzima Q10 ( protege a la mitocondria del estrés oxidativo)

Es recomendable ingerir estas sustancias en pequeñas cantidades y a intervalos regulares, para prevenir los problemas de acidez, ayudar a una correcta digestión y mantener el valor de glucosa en sangre. Productos a evitar para combatir el estrés:

  • Edulcorantes artificiales, conservantes y aditivos.
  • Bebidas carbonatadas.
  • Azucar blanca y productos elaborados con harinas refinadas.
  • Otros: chocolate, carne roja, fritos etc
  • Evitar la cafeina, causa depresión, nerviosismo e insomnio.
  • Evitar el alcohol (incrementa la actividad de las glandulas adrenales e interfiere en el adecuado funcionamiento del cerebro a nivel bioquímico)

El correcto hábito alimenticio ayudará a enfrentarse a las situaciones de una mejor forma y así evitar el estrés.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Desobediencia Civil

La amenaza del cambio climático

Agua Muerta: Efectos nocivos ¿sabemos lo que bebemos?