Hablemos de SALUD

                El cambio climático tiene consecuencias en todos los ámbitos. Sin embargo, la principal especie amenazada es a menudo olvidada: el ser humano. Nuestro cuerpo y nuestra salud se encuentran en el centro de estos cambios climáticos. Los riesgos de las evoluciones climáticas sobre nuestra salud son conocidos. Sin embargo, su visibilidad mediática es prácticamente inexistente, sobre todo si hablamos de los problemas de salud en grandes ciudades, tales como el aumento de las alergias. La OMS indica que el 50% de la población mundial sufrirá de alguna alergia en 2015 (¡año en que seremos unos 7 mil millones de personas en el mundo!).


          Existe un severo riesgo de insuficiencia respiratoria, el cual es un malestar inducido por las alergias respiratorias, con un gran coste para la economía de las grandes ciudades, bajando el rendimiento en el trabajo y el impacto en la escolaridad.



        Todos los esfuerzos deberían centrarse en la reducción de la vulnerabilidad de la población urbana: la reducción de la contaminación, la preservación de la biodiversidad, la oferta de una respuesta individualizada a una problemática global que afectará a millones de personas. Sin embargo, la concienciación de los expertos debe ir también en paralelo a la educación de la sociedad civil. Cada alergia debe ser considerada de forma única, pues el estilo de vida juega un rol importante. Por todo ello, deberíamos invertir más en la investigación sobre los tratamientos al mismo tiempo que en la concienciación de la sociedad.

                Solo una sociedad bien informada y consciente de todos los problemas producidos por el cambio climático podrá hacer presión a las autoridades políticas para que, a finales de este año en la COP21, nuestros gobiernos tengan el liderazgo necesario para alcanzar un objetivo climático ambicioso.



Comentarios

Entradas populares